Home » Judaismo » Preguntas clásicas » Misceláneo

¿Existe la línea davídica en la actualidad?

.
15/08/2022 | por Rabino de Aish

¿Hay alguna familia en la actualidad que pueda trazar su linaje hasta David, y de la que podría descender el Mashíaj?

Me pregunto qué ocurrió con la “Casa de David”. Después del final del Reino de Iehudá, ¿se sabe qué pasó con los descendientes de David? ¿Hay alguna familia en la actualidad que pueda trazar su linaje hasta David, y de la que podría descender el Mashíaj?

Gracias por tu excelente pregunta. Sin dudas, los descendientes de David están vivos en la actualidad. Dios le prometió a David, a través del profeta Natán, que la monarquía nunca se apartaría de su familia (Samuel II 7:16). Asimismo, los profetas predicen la llegada del Mashíaj, descendiente de David, como "la rama que se extenderá del tronco de Ishai", quien restaurará la dinastía de David y la soberanía de Israel (Isaías 11:1, ver también Jeremías 33:15 y Ezequiel 37:25).

La dinastía inicial del Rey David llegó a su fin con la destrucción del Primer Templo y el Exilio Babilonio. En una expulsión anterior, Nabucodonosor exilió al Rey Iehoajín, a su familia y a miles de estudiantes de Torá y personas de la clase alta (Reyes II 24:14-16). Once años después el Templo fue destruido. Tzidkiahu (un tío de Iehoajín) fue el último rey de Iehudá, y también él fue exiliado a Babilonia. Lo cegaron y sus hijos fueron ejecutados (Reyes II 25:7).

Sin embargo, Iehoajín y sus descendientes sobrevivieron en el exilio. Los registros cuneiformes babilonios atestiguan que Iehoajín y su familia recibían raciones alimenticias del gobierno. También Crónicas I 3:17-24 registra muchas generaciones de sus descendientes (9 o 15, dependiendo de la interpretación precisa de los versículos), lo que se extendería hasta bien entrada la era del Segundo Templo. (Uno de esos descendientes fue el célebre Zerubabel, nieto de Iehoajín y uno de los líderes del regreso a Sión y la reconstrucción del Segundo Templo).

En Babilonia, el líder de la comunidad judía era conocido como el reish galuta ("cabeza del exilio" en arameo). Esta era una posición hereditaria reconocida por el gobierno babilonio. Por lo general, el reish galuta era muy rico y poderoso, tenía buenas conexiones en el gobierno y una gran autoridad sobre la judería babilonia.

De acuerdo con la tradición judía, el reish galuta era un descendiente directo de Iehoajín. El Talmud (Sanedrín 5a) entiende que la bendición que Iaakov le dio a Iehudá en Génesis 49:10: “la vara no será quitada de Iehudá”, es una referencia a los reish galuta de Babilonia, quienes "reprendieron a Israel con la vara", es decir, ejercieron una autoridad temporal sobre la comunidad judía. Es lógico entender que esos descendientes de Iehudá eran también descendientes de la casa de David, quienes naturalmente hubiesen sido los líderes de la comunidad babilonia en cumplimiento de la promesa que se le hizo a David de que sus descendientes serían portarían la autoridad.

Hay también una obra cronológica, Séder olam zuta (un texto anónimo de la edad media) que enumera 39 generaciones de reish galuta a partir de Iehoajín. Uno de los comentaristas de Crónicas, el Gaón de Vilna, declara que el primero fue Elionai de Crónicas I 3:23.

La posición de reish galuta existió durante muchos siglos. El Talmud menciona al reish galuta en reiteradas ocasiones. Como es de esperar, algunos eran muy eruditos en Torá, otros se dirigían a los rabinos para los temas religiosos y otros, particularmente en los últimos años de esa posición, lucharon con uñas y dientes contra ellos y su autoridad.

Los reish galuta existieron hasta bien entrada la Edad Media, a lo largo del período de los primeros eruditos medievales conocidos como los gueonim. El último conocido es Jizkiá, que fue asesinado en 1040 por las autoridades babilonias, aunque se cree que tuvo hijos que escaparon a Iberia. Asimismo, hay referencias históricas posteriores sobre descendientes de los reish galuta, particularmente en el norte de España (Cataluña) y el sur de Francia (Provenza).

Más allá de esto, no hay evidencia concreta sobre el destino de los descendientes del Rey David. Se cree que el gran sabio medieval Rashi (Rav Shlomó Itzjaki) trazó su linaje hasta el Rey David, pero a través de la línea materna (además, Rashi sólo tuvo hijas). Lo mismo se cree de Rav Iehudá Loewe de Praga (el Maharal). Dado que los judíos ashkenazim están interrelacionados, muchos de ellos comparten esta tradición, por más que se dude de ella.

De todos modos, no necesitamos preocuparnos por la forma en que podremos identificar al Mashíaj hijo de David. Él será un profeta, segundo sólo de Moshé, y Dios Mismo lo elegirá y designará para su tarea. Además, él mismo, con su inspiración Divina, resolverá todas las otras preguntas sobre el linaje judío (Maimónides, Hiljot melajim 12:3).



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram