Home » Cábala

Jojmá: Las Diez Sefirot y el intelecto

.
05/08/2008 | por Rav Shimon Leiberman

De las Diez Sefirot, jojmá, la sabiduría es el rasgo que permite la creación de algo de la nada, ya que realmente viene de "ninguna parte".

Vamos a examinar más de cerca a aquellas de las Diez Sefirot que se relacionan con el intelecto. Jojmá, ‘Sabiduría’, es el “input” o lo que “entra” a la mente. Es la información que se nos ha enseñado, o más aún, el “flash de inspiración” (cuando aparece una idea en nuestra cabeza). El Tanya, una obra jasídico-cabalista, explica la palabra jojmá como una palabra compuesta que consiste de dos palabras en hebreo: kóaj y , queriendo decir ‘potencial’. Puesto que la jojmá es puro potencial, podemos decir que es como una “idea que espera ser desarrollada”.

Además de potencial ilimitado, la jojmá tiene otra característica importante: proviene de “ninguna parte”. Vamos a explicar esto.

El versículo (en Job 28:12) dice: “¿Vejojmá meayin timatzé?”. Una forma de traducir este versículo es como una pregunta retórica: “Y la sabiduría, ¿dónde se puede encontrar?”. Queriendo decir que la sabiduría es difícil de encontrar. Pero los cabalistas leen este versículo de la siguiente manera: “Y la sabiduría, en ninguna parte se encuentra”. Esto se debe a que la palabra hebrea meayin puede ser correctamente traducida como ‘de dónde’ o ‘de ninguna parte’.

Esto significa que no es posible investigar intelectualmente por encima del nivel de Jojmá. Las actividades de Dios pueden ser investigadas, indagadas, pensadas y analizadas hasta un cierto punto. Pasado este punto, la comprensión intelectual es imposible, porque los aspectos elevados de la Providencia de Dios simplemente no transitan a través de los canales intelectuales.

Algo de la nada

Vamos a ilustrar este punto:

Un borrador preliminar de una obra o novela se encuentra en la etapa de edición. El editor es un profesor que explica a sus alumnos el proceso de edición y cómo se hace. El explica que las oraciones y las frases construidas de una manera determinada, transmiten un significado deseado y que una especifica elección de palabras, pinta un cierto panorama y así sucesivamente.

Editar es una técnica lógica que puede ser enseñada y explicada a los demás. Pero entonces el autor entra y los estudiantes le preguntan: “¿Cómo surgieron las ideas de este libro? ¿Cómo uno puede tener ideas creativas?”. Por más que luche, el autor no puede dar una explicación cabal. Él puede sugerir diferentes estímulos que evocan distintos patrones de pensamiento e ideas, pero no hay manera de que la “creatividad” pueda ser explicada en términos de un proceso lógico. Porque el procesamiento lógico comienza después de que la idea ha llegado a existir.

Estamos coloquialmente dando en el blanco cuando nos referimos a tal pensamiento como “pensamiento creativo”, en el sentido de que la creación es un proceso ex nihilo. Proviene de “ninguna parte”.

Hay un texto antiguo conocido como “Targum Ionatán ben Uziel”. (Está impreso en muchas ediciones hebreas de la Torá). El autor interpreta las palabras “en el comienzo Dios creó el mundo” como “con jojmá Dios creó el mundo”. Él interpreta “comienzo” en el sentido de jojmá. Dado que jojmá es un proceso inicial.

Jojmá no es la continuación de algo. Es ese momento distintivo de inspiración que “proviene de la nada”, y sólo entonces, se materializa lógicamente en el entendimiento y la acción (como veremos cuando examinemos las siguientes Sefirot).




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram