Cómo afrontar nuestro trauma colectivo

18/10/2023

4 min de lectura

Puede que sigamos las rutinas habituales de la vida: comer, trabajar, hacer ejercicio, tratar de ayudar… pero el trauma colectivo nos afecta a todos.

"¿Estás bien?", me preguntó una colega. Yo asentí y comencé a hablar de un caso de trabajo. Pero lo que quería decirle era: No, por supuesto que no estoy bien. Estoy asustada, estremecida y el dolor por lo que está sucediendo es tan grande que no tengo palabras.

"¿Tu familia en Israel está bien?", me preguntó una amiga en el gimnasio. Logré sonreírle a medias y le agradecí por preguntarlo mientras comenzaba a correr. Pero lo que quería decirle era: Mi familia está devastada. Mis hermanos y hermanas en Israel están sufriendo mientras nosotras conversamos. Están heridos. Están muriendo. Están cautivos. Envían a sus hijos al campo de batalla y no saben si alguna vez regresarán.

Mientras corro, mis lágrimas se mezclan con el sudor y trato de escaparme del dolor. Miro hacia el cielo y lloro en silencio. Por favor, por favor, ayúdanos. Voy a trabajar. Hago las compras. Cuido a mis hijos. Intento no mirar las noticias, pero están por todas partes. Una noche fui a comprar pizza y en la pantalla del televisor de la pizzería apareció un titular espantoso. Traté de mirar para otro lado, pero ya era demasiado tarde. Había visto las palabras. Mientras recibía las cajas de pizza, luché para impedir que las lágrimas saltaran de mis ojos. No voy a largarme a llorar adentro de la pizzería, me dije a mí misma mientras pagaba. Pero la cajera se dio cuenta a pesar de que me limpié rápidamente los ojos con una servilleta. Ella me miró, luego observó la pantalla y vi que también sus ojos se llenaron de lágrimas.

No estamos bien. Estamos devastados. Estamos enojados. Frustrados. Asustados. En duelo. Puede que sigamos adelante con los movimientos de la vida normal: comer, trabajar, hacer ejercicio, tratar de ayudar… pero el trauma colectivo que todos estamos experimentando es trágico en una escala que todavía ni siquiera podemos comenzar a procesar.

El primer paso para enfrentar este intenso trauma es aceptar cómo te sientes. Tienes que permitirte a ti mismo sentir todos los sentimientos duros e incómodos que tienes y saber que es normal sentir de esa forma. Aquí hay algunos síntomas importantes de estrés traumático y cómo lidiar con ellos.

  1. Problemas de sueño. Puede que te cueste quedarte dormido o dormir más de un breve rato. Puedes tener dificultad en bloquear imágenes que hayas visto en las noticias o preocupaciones sobre el futuro. No te fuerces a volver a dormir dado que esto a menudo sólo logra incrementar tu ansiedad. Trata de beber algo caliente y leer algo que te distraiga en una habitación con luces suaves. Resiste el impulso de acudir a teléfonos o computadoras, eso sólo hace más difícil que puedas quedarte dormido.
  2. Sentirse entumecido. Es posible que sientas conmoción e incredulidad y que tengas dificultades para aceptar lo que sucede. Esto te lleva a desconectarte de tus sentimientos y a insensibilizarte ante la realidad que te rodea. Recuerda que no existe una forma correcta o incorrecta de sentirse cuando se enfrenta un trauma. No critiques ni ignores tus sentimientos. Permíteles estar allí, por más dolorosos o incómodos que sean.
  3. Dolores inexplicables y cambios en el apetito. Cada uno reacciona al trauma de otra manera. Puedes sentir náuseas y ser incapaz de comer. O puedes sentir que no eres capaz de dejar de comer. Es habitual sentir dolores inexplicables en tu cuerpo, como dolores de cabeza e incluso dolores de espalda. Para enfrentar esto, necesitas ser tan consistente como sea posible con una rutina de ejercicios, incluso si eso implica sólo salir a caminar. Apegarse a una rutina de sueño y alimentación estructurada ayuda mucho. La consistencia de una rutina provee una sensación de seguridad cuando los eventos que te rodean son caóticos. Esto es todavía más crucial cuando hay niños, ya que ellos necesitan rutinas consistentes en este momento para sentirse seguros en sus hogares.
  4. Revivir obsesivamente los eventos traumáticos. Ver imágenes espantosas o repetir una y otra vez la secuencia de los eventos en tu mente puede sobrecargar tu sistema nervioso e impedirte pensar con claridad. Dedícate a actividades que te distraigan y que ocupen tu mente. Mira una película, juega con tus hijos o lee para no utilizar toda tu energía para pensar en el trauma. Este es también el momento de dejar en suspenso cualquier gran decisión de tu vida; no necesitas agregar más estrés tomando decisiones importantes hasta que recuperes tu equilibrio emocional.

Afrontar este trauma masivo y colectivo llevará tiempo. Este es el estado agudo del trauma, en el cual todos experimentamos cierta clase de estrés traumático. Llevará meses o incluso años llegar a procesar estos eventos. Pero el estrés traumático no necesariamente se convierte en estrés postraumático si lo reconocemos y utilizamos estrategias para trabajar con nuestros sentimientos.

Sé paciente contigo mismo. Este no es el momento de fijarse objetivos ambiciosos ni recriminarte por no ser más productivo y eficiente. También es este el momento de permitirte llorar cuando lo necesites. Como tuve que recordarme a mí misma en esa pizzería, sería una locura no llorar ante las noticias que aparecieron en la pantalla.

Mi hija y mi yerno viven en Israel. Después de hablar con mi hija cada día me siento muy orgullosa de ella y de nuestro pueblo. Ella me contó que estuvo durante horas en una fila esperando para donar sangre. Me contó cómo ella y su esposo visitan un hogar de ancianos. Me contó sobre los paquetes que envía y que organiza para la unidad del ejército de nuestro sobrino. Ella me contó sobre sus compañeras de estudio y sobre el minián al que fue esa mañana.

Y yo pienso sobre todas las plegarias de judíos de todo el mundo, los miles de paquetes enviados a nuestros soldados y las decenas de vuelos con judíos que regresan a Israel para luchar y ayudar. Estoy muy orgullosa de ser parte de una nación como esta. Personas que incluso en medio del trauma más horripilante, pueden ponerse de pie y conectarse con los demás de una forma tan inspiradora.

Uno de los efectos más dañinos del trauma puede ser el aislamiento. Cuando alguien experimenta un trauma, por lo general se aísla de los demás. Tenemos la bendición de estar trabajando tan duro colectivamente para conectarnos y ayudarnos mutuamente.

Necesito todas mis fuerzas para no llorar cuando hablo por teléfono con mi hija, quien estuvo sola dentro de refugios anti bombas cuando sonó la sirena en Jerusalem. Si ella no llora, yo también puedo contenerme. Pero después de cortar la llamada, dejo brotar las lágrimas y le suplico a Dios que escuche nuestras plegarias y nos ayude.

No estamos bien, pero vamos a atravesar esto juntos. Que Dios nos salve y nos consuele a todos.

EXPLORA
ESTUDIA
MÁS
Explora
Estudia
Más
Contacto
Lenguajes
Menu
Donar
Únete a nuestro newsletter
Redes sociales
.