Home » Historia

Las raíces judías de Fiorello La Guardia

.
01/05/2022 | por Rav Pinjas Landis

El exalcalde de Nueva York fue uno de los críticos más elocuentes de Hitler.

Mucho antes de la construcción del aeropuerto La Guardia, Fiorello La Guardia, exalcalde de Nueva York, ya era un ícono estadounidense. Lo que muchos ignoran es que este líder poco ortodoxo era judío y que la experiencia de su familia en el Holocausto impactó su vociferante respuesta a Hitler.

La pequeña flor

La Guardia, circa 1915 - 1920

Nacido en Greenwich Village, Nueva York, Fiorello Enrico Raffaelo La Guardia fue hijo de Achille La Guardia, quien había abandonado el credo cristiano y era nativo de Cerignola, Italia, y de Irene Luzzatto Cohen, una judía nativa de Trieste, en ese entonces parte del Imperio Austro-Húngaro. Eventualmente, Enrico fue anglicanizado a Henry. En italiano, Fiorello significa flor pequeña, forma en que a menudo se referían al gran líder.

Por medio de su madre, La Guardia era descendiente de Rav Samuel David Luzzatto, un famoso líder italiano del movimiento neoortodoxo1 y descendiente colateral del gran cabalista rabino Moshé Jaim Luzzatto2. Ninguno de sus padres practicaba su religión, pero él tenía un profundo orgullo judío. El pequeño La Guardia hasta aprendió a recitar el Shemá Israel antes de ir a dormir, como su madre le había enseñado3. Las raíces judías de La Guardia no serían de conocimiento público hasta después de haber sido elegido como alcalde de Nueva York. Más allá de lo que sus padres hayan practicado, Fiorello Henry La Guardia nació judío.

Después de tener dificultad para conseguir un trabajo estable en Nueva York y luego en Arizona, Achille La Guardia volvió con su familia a Europa. Fue allí que el joven Fiorello tuvo su primera experiencia con el gobierno, trabajando en el Consulado de Estados Unidos en Budapest. Teniendo mayores ambiciones, la pequeña flor dejó a su familia detrás y volvió a su Nueva York natal en 1906, con un ojo en la política.

Volver a Estados Unidos… de nuevo

Después de graduarse en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York en 1910 y fracasar en un intento para ser congresista de Estados Unidos en 1914, La Guardia fue designado Vicefiscal General de Nueva York en 1915. Al año siguiente, una segunda puja en el congreso le trajo el éxito. En 1919 ganó de forma ajustada una elección especial para presidente de la Junta de concejales de Nueva York, la legislatura unicameral de la Ciudad de Nueva York que estuvo en actividad hasta 1937. Renunció al congreso para asumir esa posición. En 1921 hizo su primer intento para ser alcalde, pero perdió en las primarias republicanas.

Frank acusó a La Guardia de ser antisemita. La Guardia respondió con una carta abierta en ídish dirigida a la comunidad judía, y desafió a Frank a tener un debate en el idioma de la mame.

En 1922 se postuló en contra de Henry Frank, un judío, en un intento para volver al Congreso en Washington. En una clásica difamación política, Frank acusó a La Guardia de ser antisemita. La Guardia respondió con una carta abierta en ídish dirigida a la comunidad judía, y desafió a Frank a tener un debate en el idioma de la mame. La Guardia era fluente en ídish, Frank no, y rechazó la invitación4. Fiorello ganó y volvió al Congreso, donde sirvió hasta 1933. En 1929 ganó la elección interna de su partido para postularse para alcalde de Nueva York, pero fue derrotado en la elección general5.

En esa era de la política estadounidense, la sólida asociación de republicanos como conservadores y demócratas como liberales aún no existía. Ese alineamiento ocurrió recién con la Coalición del Nuevo Pacto del presidente Franklin Delano Roosevelt, que se convertiría en la fuerza dominante del partido demócrata hasta la década del ´606. La Coalición Conservadora tomó las riendas del partido republicano en la misma época7. Durante el realineamiento, muchas personalidades pasaron varias veces de un partido al otro y también cambiaron sus posturas desde dentro de los partidos. Mientras que La Guardia fue un Republicano declarado durante toda su vida, tenía una alianza tan fuerte con el presidente que tuvo una posición casi de gabinete durante un tiempo, como director de la Oficina de Defensa Civil8. Entró al congreso al final de la Era Progresista de la política estadounidense y trabajó para mantener la llama encendida hasta que fue abanderada por el presidente Roosevelt en 19339.

La Guardia con FDR.

El candidato de la fusión

La Guardia finalmente llegó a la alcaldía impulsado como un "candidato de la fusión" con el apoyo de los republicanos, los demócratas reformistas y los independientes. Apeló a los grupos de Nueva York que hasta el momento no habían sido representados, como los católicos, los judíos, los protestantes y los negros10. Durante sus tres períodos y 12 años como alcalde, la marca de La Guardia permanece en Nueva York hasta la actualidad. Como arquitecto y abanderado del Nuevo Pacto, supervisó la inyección de 1,100 millones de dólares en la ciudad. Esos fondos llevaron a la construcción de East Side Highway, East River Drive, Brooklyn Battery Tunnel, Triborough Brigde, los dos aeropuertos de la ciudad e importantes mejoras en el sistema de subterráneos de la ciudad11.

Enfrentándose al nazismo

El Alcalde de la Ciudad de Nueva York

Al mismo tiempo que Estados Unidos estaba tratando de salir de la Gran Depresión, muchos estaban alarmados por el ascenso de los nazis en Alemania, pero muy pocos elevaban la voz. Una notable excepción fue Fiorello Henry La Guardia. El secretario de Estado de Estados Unidos en el momento que los nazis subieron al poder era Cordell Hull12, quien hasta la Noche de los Cristales Rotos13 trató incansablemente de reconciliar las diferencias entre Alemania y Estados Unidos. La Guardia fue un frecuente palo en la rueda de su camino. En junio de 1933, seis meses antes de asumir como alcalde, fue un orador destacado en la Conferencia Nacional en Contra de la Persecución Racial en Alemania. En su discurso dijo que Hitler era un "maníaco pervertido" y que "parte de su programa es la aniquilación absoluta de los judíos de Alemania". Hasta se declaró a favor de un boicot a los productos alemanes en Nueva York.

En 1933 La Guardia dijo que Hitler era un "maníaco pervertido" y que "parte de su programa era la aniquilación absoluta de los judíos de Alemania". Los nazis lo señalaron como "judío" justo antes de que asumiera como alcalde.

La Guardia fue señalado públicamente como judío por los nazis justo antes de que asumiera como Alcalde14. Hasta ese momento sus raíces judías no habían sido de conocimiento público ni se había hablado del tema. El alcalde elegido se encogió de hombros y dijo: "nunca pensé tener suficiente sangre judía en las venas como para jactarme de ello"15. Hans Luther, el embajador alemán en Estados Unidos, visitaba regularmente al secretario de Estado y exigía que el "alcalde problemático" fuera silenciado16. La pequeña flor continuó poniendo todo el peso de la Alcaldía en contra de los nazis mucho antes de que la mayoría de los estadounidenses estuviera preparada para hacerlo.

UNRRA director general Fiorello La Guardia Brinda un discurso en el campamento de refugiados Berlin-Schlachtensee, 1946.

La Guardia se enfrentó a los nazis mucho antes de que otros lo hicieran. En julio de 1935, un inmigrante nazi llamado Paul Kress pidió una licencia de masajista en Nueva York. Bajo el "Tratado de Amistad" con Alemania, la licencia debería haber sido reconocida en Estados Unidos. La Guardia no reconoció la licencia. "Los tratados se basan en reciprocidad. Es bien sabido que ciudadanos estadounidenses judíos fueron discriminados en Alemania. Siendo así, no entiendo cómo puede el gobierno alemán insistir en supuestos derechos que contiene el tratado en el que se apoyan ahora".

Texto debajo de foto: propaganda nazi con un bosquejo de Fiorello H. La Guardia, alcalde de Nueva York desde 1934 hasta 1945 y crítico abierto de Hitler y del regimen nazi.

La comunidad judía vio un alcalde que defendía a sus correligionarios europeos no porque eran judíos, sino porque era lo correcto. Por esa razón lo querían, y continuaron votando por él una y otra vez17.

La hermana de La Guardia fue enviada a un campo de concentración.

Cuando el joven La Guardia volvió a Nueva York, el resto de su familia permaneció en Europa. Su hermana Gemma se casó con un hombre judío llamado Herman Gluck. La pareja se asentó en Hungría. Las leyes antijudías precedieron seis años la invasión nazi. Después de la conquista nazi en 1944, Gemma y Herman fueron rodeados por la Gestapo. Eichmann y Himmler sabían que Gemma era la hermana del alcalde problemático e hicieron que la pareja fuera enviada al campo de concentración Mauthausen, donde fue retenida como prisionera política para un 'eventual uso político'. Luego ella fue transferida a Ravensbruk. Sin que Gemma lo supiera, su hija y nieto eran prisioneros en el mismo campo.

Eichmann y Himmler sabían que Gemma era la hermana del alcalde problemático e hicieron que la pareja fuera enviada al campo de concentración Mauthausen.

Cuando los alemanes abandonaron el campo ante el avance de la Unión Soviética, Gemma pudo reconectarse con su hija y su nieto. Tanto su esposo como su yerno habían sido asesinados. Los tres pasaron tiempos muy difíciles en la posguerra, viviendo como personas desplazadas en Berlín bajo control soviético. Eventualmente, Gemma pudo enviarle un mensaje a La Guaria, quien para entonces era el director general de la Administración de Alivio y Rehabilitación de las Naciones Unidas. Si bien los hizo ingresar en la lista para inmigración, dejó en claro que no habría ningún nepotismo ni se harían excepciones.

Gemma Gluck y La Guardia

Habiendo dicho eso, usó su conocimiento del sistema e hizo todo lo que un hermano podría hacer para sacarlas de allí. La familia se reunió finalmente en Nueva York en mayo de 194718. Previo a la inmigración de Gemma, La Guardia había firmado un acta notarial en la que se comprometió a asumir la responsabilidad financiera de ella y su familia. No pudo hacerlo.

Para cuando Gemma llegó, La Guardia ya estaba bastante enfermo y frágil. Murió sólo cuatro meses después de la llegada de su hermana, sin haber tenido realmente la oportunidad de ayudarla financieramente. Gemma vivió como una inmigrante empobrecida hasta su muerte, en 1962.

La pequeña chispa

Si bien La Guardia medía solamente 5’2 pies, en algunos aspectos era más grande que la vida misma. ¿Qué le dio fuerza para dejar a su familia detrás buscando una vocación más elevada? ¿Por qué lo amaron todas las minorías? En el complicado campo de la política, ¿cómo logró mantener una reputación tan buena? ¿Por qué se enfrentó con tanta fuerza a Hitler, años antes de que todo el mundo se viera forzado a dejar de buscar la paz?

Nuestra tradición enseña que toda alma judía estuvo en el Monte Sinaí y recibió la Torá, la fuerte de las características mencionadas anteriormente que La Guardia personificó. Incluso si esa alma no tiene el privilegio de ser criada orgullosa de ser judía y de recibir una educación judía adecuada, aún hay en el interior una chispa judía que a menudo se deja ver en la superficie. Quizás fue esa chispa la que nutrió la pequeña flor que se convirtió en Fiorello Henry La Guardia.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram