8 preguntas para formularte a ti mismo este Janucá

03/12/2023

3 min de lectura

Cómo crear momentos de luz durante esta época tan difícil.

Janucá está por empezar y la oscuridad de la guerra nos sigue envolviendo con incertidumbre y sufrimiento. Pero también hemos visto muchos momentos de luz en la oscuridad, especialmente cuando los rehenes regresaron a sus hogares. Cada foto de una familia abrazándose al reunirse nos llenó los ojos de lágrimas y nos recordó que los milagros siguen ocurriendo cada día.

Los rehenes que todavía permanecen en Gaza estarán en nuestros corazones al encender las velas de Janucá y todos rezamos pidiendo que vuelvan sanos y salvos.

Aquí hay 8 preguntas para que te formules a ti mismo este Janucá para ayudar a crear momentos de luz en esta época tan difícil.

1. ¿Qué milagros has experimentado en tu propia vida?

Algunos pueden ser milagros abiertos que puedes recordar fácilmente, pero recuerda también los milagros más sutiles que hicieron posible tu vida tal como es en el presente.

2. ¿Qué puedes hacer para traer un poco más de luz al mundo?

Cada acto de bondad trae más luz a este mundo. Cada sonrisa trae más luz a este mundo. Cada plegaria que dices y cada persona a la que inspiras trae más luz a este mundo.

3. ¿Cómo puedes fortalecer tu parte espiritual para luchar las batallas de la vida?

La prolongada incertidumbre ante la continuidad de la guerra puede llevar a que te sientas vulnerable y frustrado. Necesitas todas las herramientas espirituales que puedas encontrar para enfrentar los desafíos que se te presentan. Tal vez precisas encontrar alguien con quien puedas estudiar para poder descubrir más sobre el judaísmo. Quizás asistir a la sinagoga en Shabat. Tal vez rezar por tu cuenta. Los días de Janucá son un momento especial para enfocarte en tus fuerzas espirituales y desarrollar más herramientas para enfrentar tus batallas internas y aquellas que te rodean.

4. ¿Qué das por sentado en tu vida?

Una pregunta conmovedora sobre la gratitud que escuché una vez es: ¿Qué pasaría si perdieras todas las cosas de tu vida por las que hoy no sientes agradecimiento? Reconsiderarías todas las grandes cosas que das por sentado cada día: tu salud, tu familia, tu casa, tu alimento. Una lección importante de las últimas sietes semanas es que la vida es fugaz y muy rápido puedes perder todo lo que amas. ¿Qué es lo que das por sentado en tu vida? Cada noche de Janucá es una oportunidad para pensar en otro aspecto de nuestras vidas por el cual estamos agradecidos.

5. ¿Cómo puedes demostrar tu orgullo judío?

Uno de los mejores antídotos contra el crecimiento del antisemitismo es expresar tu orgullo judío. Tal vez puedes poner una bandera de Israel en el frente de tu casa o asistir a un evento en apoyo a Israel. Quizás es la estrella judía que usas o la manera en que hablas en público sobre Israel. Janucá te da la oportunidad de demostrar tu orgullo judío y tu fe inquebrantable encendiendo una menorá en tu ventana y agregando tu luz especial para iluminar al mundo.

6. ¿Cómo puedes ayudar hoy a Israel?

Janucá es un momento especial para ayudar a Israel. Hay muchas familias del sur de Israel que se quedaron sin casa. Hay muchos niños que no están en sus hogares y les encantaría recibir regalos y juguetes para Janucá. Hay muchos soldados que todavía necesitan los equipos básicos de seguridad. Tal vez puedes hablar en tu Universidad o en tu compañía. Quizás puedes donar tu tiempo para empacar los suministros tan necesarios para enviarlos a los soldados, los niños y las familias. O tal vez puede dar rezando por Israel cada uno de los días de Janucá.

7. ¿Qué es lo que valoras de las personas que tienes más cerca?

Los últimos dos meses fomentaron la conexión, la bondad, el amor, el coraje y la unidad de cada segmento del pueblo judío. Cuando se reúnan para encender las velas de Janucá y estés rodeado de tus seres queridos, tómate un momento y pregúntate cómo cada persona te ha impactado y qué valoras de cada una.

8. ¿Cuál es el primer paso que puedes dar con lo que tienes en este momento?

Janucá te muestra que puedes comenzar a avanzar incluso si todo lo que sabes es cómo dar el primer paso. Si sólo tienes suficiente tiempo para una plegaria, di sólo una plegaria. Si sólo puedes dar un poco, comparte lo que tienes. El milagro de Janucá no es sólo que una pequeña vasija de aceite duró ocho días, sino que encendieran las velas ese primer día sin saber cómo las encenderían al día siguiente. Comienza donde estás y con lo que tienes.

Que Dios proteja a Israel y nos brinde milagros como hizo a nuestros ancestros hace tantos años. Y que encuentres la forma de traer más luz al encender las velas cada noche.

EXPLORA
ESTUDIA
MÁS
Explora
Estudia
Más
Contacto
Lenguajes
Menu
Donar
Únete a nuestro newsletter
Redes sociales
.