Home » Festividades judías » Rosh Hashaná » Temas

El poder mágico del shofar

.
23/09/2022 | por Rav Roziel Pilatowsky

La “estrategia” que Dios nos comanda para tener éxito durante este proceso de evaluación de Rosh Hashaná es tocar el shofar. ¿Por qué?

Rosh Hashaná es una fecha muy crítica e importante, ya que, en los días de Rosh Hashaná, Dios decreta el destino de cada nación a nivel general y de cada individuo a nivel particular.

Por este motivo acostumbramos a ser muy cuidadosos con nuestro comportamiento durante este tiempo y tratamos de hacer cosas que tengan un simbolismo positivo, como por ejemplo, comer manzana con miel pidiéndole a Dios que renueve para nosotros un año bueno y dulce.

Pero por encima de todo —y de forma muy enigmática—, la “estrategia” que Dios nos comanda para tener éxito durante este proceso, es tocar el shofar.

¿Qué logramos tocando el shofar?

Nuestros sabios (1) hacen una comparación muy interesante entre el shofar de Rosh Hashaná y el shofar que utilizó Yeoshua en la conquista de Jericó.

Jericó era el "portón de entrada" a la tierra de Israel, y por ende, era una fortaleza amurallada, que según la Cábala (2), también tenía una protección espiritual.

La conquista de toda la tierra de Israel dependía de la misión imposible de penetrar esas murallas, algo que sólo podía ocurrir de forma milagrosa.

Dios le aseguró a Yeoshua que lo iba a lograr a través de marchar silenciosamente alrededor de la muralla durante siete días y en el séptimo día, después de marchar, los cohanim tocarían el shofar y milagrosamente las murallas se desplomarían. De esta forma Yeoshua consiguió destruir las murallas de Jericó y conquistar la tierra de Israel.

Ahora bien, en relación a nuestra situación particular en Rosh Hashaná, la Cábala también enseña (3) que las transgresiones del pueblo judío crean una especie de “muralla espiritual” que bloquea nuestros rezos, y la única forma de penetrarla es con el poder mágico del shofar.

¿Cuál es el secreto del shofar?

Nuestro patriarca Abraham fue sometido por Dios a diez pruebas (4), siendo la última "el sacrificio de Itzjak".

Ni siquiera podemos comenzar a imaginar la magnitud de este reto ni la grandeza de nuestros patriarcas de estar dispuestos a obedecer a ciegas el comando de Dios.

La Torá relata que en el momento preciso en que Abraham estaba a punto de degollar a Itzjak, Dios envió un ángel para detenerlo, y entonces Abraham levantó sus ojos y vio un carnero.

Nuestros sabios dicen (5) que Dios había concebido a ese carnero desde el comienzo de la creación para que Abraham lo pudiera sacrificar en lugar de su hijo Itzjak.

El midrash enseña (6) algo fascinante con respecto al impacto del carnero que sacrificó Abraham. Decimos en el rezo de musaf de Rosh Hashaná: "Tú [Dios] te revelaste a Tu pueblo sagrado para hablar con ellos (...) Les hiciste escuchar Tu majestuosa voz y Tus Mandamientos sagrados entre llamas de fuego. Con truenos y rayos Te les revelaste y con el sonido del shofar Te apareciste".

Según el midrash, ese tremendo y poderoso shofar que Dios utilizó fue metafóricamente el cuerno izquierdo del carnero de Abraham.

También en referencia al versículo del profeta Isaías que recitamos en la continuación de musaf, que relata que cuando llegue el momento de la revelación del Mashiaj, Dios va a tocar "El gran shofar de la redención final", explica el midrash que ese "gran shofar" va a ser metafóricamente el cuerno derecho del carnero que sacrificó Abraham.

¿Cual es la relación entre el sacrificio de Itzjak y los shofarot?

Desde el comienzo de la creación, la humanidad erró en su comportamiento y se dedicó a hacer el mal. Con la excepción de unos cuantos individuos justos, como por ejemplo, Nóaj y su hijo Shem, generación tras generación las personas se alejaron de Dios y del bienestar espiritual. Pasaron veinte generaciones hasta que finalmente una pareja tomó el rumbo correcto (7).

Exhibiendo una total devoción para cumplir la voluntad de Dios, Abraham y su esposa Sara, dedicaron su vida a hacer el bien y educar al mundo para que conocieran el camino a seguir.

Dios probó a Abraham diez veces para refinarlo y convertirlo en el primer patriarca y progenitor del pueblo judío y también para convertirlo en el lider espiritual de todas las naciones de la tierra.

El sacrificio de Itzjak representa el triunfo de la nobleza sobre la inferioridad, del alma sobre el cuerpo, de lo espiritual sobre lo material, del bien sobre el mal y de hacer lo correcto sobre la falsedad. El impacto espiritual y la grandeza moral de aquel sacrificio quedó encapsulada en ese carnero, lista para ser desencadenada en el momento adecuado.

Dios se reveló en el Monte Sinaí, para enseñarle al pueblo judío la Torá y sus leyes, transformarlo en una nación espiritual y elevarlo por encima de toda imperfección humana. Para lograr ese objetivo, Dios les transmitió el nivel sublime que alcanzó Abraham, precisamente a través del sonido del shofar de aquel carnero.

El Baal Haturim dice (8) que el shofar que utilizó Yehoshua para derrumbar las murallas de Jericó, fue metafóricamente el mismo del sacrificio de Itzjak y que Dios tocó en el Monte Sinaí. Sólo a través de ese poder contenido en el shofar, lograron romper las murallas impenetrables.

A partir de ese momento, el pueblo judío comenzó su misión de “retomar el camino correcto y corregir los errores de la humanidad”. No ha sido una tarea fácil y se ha demorado miles de años. Sin embargo, poco a poco nos hemos ido acercando a la meta que finalmente se va a alcanzar con la venida del Mashiaj. Entonces, Dios va a volver a utilizar el poder del carnero de Abraham tocando el "gran shofar de la redención final".

Año tras año en Rosh Hashaná, leemos en la Torá el episodio del sacrificio de Itzjak para evocar ante Dios el mérito de Abraham y de Itzjak y tocamos el shofar para que el sonido emotivo que emana desde lo más profundo de nuestro ser abra los portones del cielo.

Elevemos nuestros corazones inmersos en súplicas y alabanzas, pidiéndole a Dios ser inscritos en el libro de la armonía y del bienestar, de la salud y de la prosperidad, de la alegría y de la felicidad, del crecimiento personal y de la vida eterna.

Que así sea Su voluntad y que pronto podamos escuchar el sonido del gran shofar.

_____________________

Notas:

  1. "The Navi Journey'' Sefer Yehoshua pag. 70 en nombre de Mishbetzot Zahav.
  2. "The Navi Journey'' Sefer Yehoshua pag. 70 en nombre de Kli Yakar.
  3. "The Navi Journey" Sefer Yehoshua pag. 70 Zohar Parashat Emor.
  4. Pirkei Avot cap 5 mishna 4.
  5. Pirkei Avot cap 5 mishna 8.
  6. Pirkei DeRabi Eliezer, cap 31.
  7. Pirkei Avot cap 5 mishna 2 y 3.
  8. Exodo 19:13



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram