Home » Ciclo de vida » Buscando pareja

Pareja teóricamente perfecta: Por qué la versión en papel es siempre mejor que la realidad

.
24/11/2022 | por Aleeza Ben Shalom

Por qué no deberías decepcionarte cuando tu cita no es exactamente lo que imaginaste.

Estás sentada frente a tu cita y algo suena raro. No es lo que esperabas. ¿Por qué la "versión en papel" que recibiste de esa persona parecía mucho más adecuada que lo que parece ser en la vida real?

Estas son algunas razones por las cuales la realidad no siempre es igual a la cita que imaginaste.

Tu imaginación trabaja muy bien

Tenemos una imaginación maravillosa. Así como la versión cinematográfica de un libro no se compara con lo que imaginaste al leerlo, lo mismo ocurre con un perfil de citas online. Leer un perfil de citas es como leer un libro. Es mejor porque surge de tu imaginación. Lo que tú proyectas en base a los detalles escritos sobre un personaje imaginario, casi nunca es equivalente al ser humano real con quien te encuentras frente a frente en la cita.

Lees el perfil de alguien y de inmediato te sientes conectado con esa persona, y hay algo de eso. A tu mente le gusta armar puzles y comienza a rellenar los espacios vacíos. Haces que todo se vea “perfecto” en tu cerebro. Estás ansioso por conocer a esa persona, imaginas cuán increíble será basándote en esta idea que tienes en tu mente, la cual no está exactamente basada en la realidad, sino en la obra de tu imaginación.

¿Puede sorprendernos que en verdad no sea la persona “perfecta”? Te pones nervioso, te sientes muy frustrado.

Tu imaginación hace un buen trabajo, como debe ser. Pero no te decepciones cuando tu cita no coincida con tu imaginación.

¿Cómo superamos este obstáculo? Tienes que detener tus pensamientos y estar presente en tu cita. Observa a la persona que está frente a ti. Deja de lado la imagen de lo que crees que es por lo que leíste o escuchaste y conoce a la persona que está frente a ti.

No intentes comparar la visión con la realidad. Sólo disfruta y conéctate con la realidad de la situación, sea o no lo que esperabas, y fluye.

Editar tu perfil

Ahora demos vuelta el escenario. Digamos que escribes tu propio perfil de citas online. Tienes tiempo para perfeccionar ese increíble papel. ¿Cuántas veces escribes, corriges, ordenas y reordenas? Te editas a ti mismo, ¿verdad?

¿Qué pasa entonces? Llegas a la cita y estás un poco "sin editar" por así decir. Totalmente expuesto. Ahí, en carne y hueso, y quizás no eres tan elocuente como las palabras escritas en la página. Quizás tú mismo lo escribiste. Quizás alguien te ayudó a escribirlo. De cualquier forma, en el papel suena mejor que como te presentas en persona.

Estás en buena compañía. Muchas personas editan su perfil y la mayoría no logran satisfacer las expectativas de los demás. De todos modos, debes llegar con confianza. Entra con el pie derecho y con una sonrisa, y espera que al otro le guste la versión real y sin editar de ti mismo.

Una foto perfecta

Tienes la oportunidad de mejorar lo que se ve en una foto, pero cuando llegas en persona te sigues viendo tal como eres. ¿Debes editar tu foto? ¿Usar Photoshop? ¿A quién quieres engañar?

Algunas personas se ven increíble en las fotos. ¿Se ven tan bien en la vida real? No siempre. Es algo raro. Algunas personas se ven increíble en la vida real, pero no son para nada fotogénicas.

Tuve una compañera de cuarto que era hermosa, pero en las fotos salía horrible. ¡Ni a ella misma le gustaban! Me dijo: “¡No entiendo Aleeza! ¿Por qué no puedo salir bien en una buena foto?” Yo no podía explicarlo. Algunas personas simplemente no son iguales a lo que se ve en una foto. Si alguien está acostumbrado a verte de una forma, entonces esa es la única imagen que ve de ti una y otra vez en su mente. Cuando finalmente te ve en persona y la imagen no concuerda, todo se vuelve confuso.

En una cita, ambos deben darse tiempo para que sus ojos se acostumbren a la persona que está en frente y dejar que la imagen que tenían en la mente se esfume. No te sorprendas si al principio una foto no concuerda con lo que ves en persona. Permite que durante la cita su imagen se te vuelva conocida. Sólo después de pasar un tiempo juntos puedes realmente juzgar si es para ti. Evita tomar una decisión apresurada y terminar algo antes de que empiece.

Te acostumbraste a poner a las personas sobre pedestales

Para el momento en que llegamos a conocer a una persona, a veces ya la hemos puesto en un pedestal en nuestra mente. Nos gusta lo que escribió en su perfil y dice algo con lo que estamos de acuerdo. Lo elevamos muy alto, por encima de nuestra cabeza. Bueno… ¿a dónde se puede ir después de eso?

Desde allí, sólo se puede ir hacia abajo. Te sentirás un poco desilusionado, y eso es normal. Puedes sentir que no está a la altura de lo esperado, porque tu imaginación y sentimientos lo han elevado demasiado.

Una vez más, dale a tu cerebro tiempo para captar la realidad y ver quién es esa persona, y date tiempo para disfrutar de su compañía. No te dejes engañar por la decepción inicial. Se desvanecerá apenas llegues a conocer a la persona real.

Que tengas la claridad mental para juzgar favorablemente a tus citas, con una mente clara y una actitud positiva.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram