Iosef y el peligro del poder

Ads
11/12/2023

6 min de lectura

Miketz (Génesis 41:1-44:17 )

Miketz representa la más repentina y radical transformación en la Torá. En un solo día, Iosef pasó de ser nada a ser un héroe, de ser un prisionero olvidado que languidecía en el calabozo a ser el virrey de Egipto, el hombre más poderoso de la tierra, quien controlaba la economía de la nación.

Hasta este momento, Iosef no era el autor de los eventos. Era a quien le hacían las cosas y no quien las hacía; pasivo más que activo; objeto más que sujeto. Primero su padre, luego sus hermanos, los midianitas y los ishmaelitas, luego Potifar, su esposa y el guardia de la prisión… todos ellos fueron dirigiendo su vida. Entre las cosas más importantes en esa vida estaban los sueños, pero los sueños son cosas que te ocurren, no cosas que eliges.

Lo que es decisivo es la forma en que termina la parashá. Tras dar una interpretación favorable al sueño del jefe de los escanciadores, prediciendo que sería restituido a su cargo, Iosef pensó que pronto él estaría en condiciones de hacer que reexaminaran su caso para que lo pusieran en libertad. Pero el mayordomo "no recordó a Iosef y lo olvidó". El intento más decisivo de Iosef de cambiar la dirección del destino fracasó. A pesar de estar en el centro del escenario durante mucho tiempo, Iosef no tenía el control.

De repente esto cambió de forma total y definitiva. Le piden a Iosef que interprete los sueños del faraón. Pero él hace mucho más que eso. Primero interpreta los sueños. Luego, los conecta con la realidad. Estos no son meros sueños. Ellos trataban de la economía egipcia durante los próximos 14 años. Y estaban por convertirse en realidad.

Entonces, tras haber hecho esta predicción, él diagnostica el problema. El pueblo va a pasar hambre durante los siete años de hambruna. A continuación, con un toque de genialidad, resuelve el problema. Hay que almacenar una quinta parte de la producción durante los años de abundancia, y eso quedará para evitar el hambre durante los años de escasez.

Dicen que Margaret Thatcher dijo sobre un consejero judío, Lord (David) Young: "Otras personas me traen problemas, David me trae soluciones".(1) Esto fue lo que ocurrió en el caso de Iosef y no es difícil entender la respuesta de la corte egipcia: "El asunto pareció bien a los ojos del faraón y a los ojos de todos sus siervos. El faraón dijo a sus siervos: '¿Acaso hallaremos alguien como este, un hombre en quien está el espíritu de Dios?'" (Génesis 41:37-38).

A los 30 años, Iosef era el hombre más poderoso de la región, y su competencia administrativa era absoluta. Él viajaba por el país, dirigía la recolección del grano y se aseguraba de que fuera almacenado de forma segura. Era tal la cantidad de grano acumulada que, en palabras de la Torá, dejó de contarlo pues no tenía número. Todos llegaban a él por el alimento. El faraón mismo ordenó a su pueblo: "Vayan a Iosef y hagan lo que él les diga".

Hasta aquí, todo está bien. Pero en este punto la narrativa pasa de Iosef, el virrey de Egipto, quien controlaba su economía, a Iosef, el hijo de Iaakov, y a su relación con los hermanos que 22 años antes lo habían vendido como esclavo. Esta es la historia que dominará los próximos capítulos, llegando al clímax con el discurso de Iehudá al comienzo de la siguiente parashá.

Un efecto de esto es que deja la actividad política y administrativa de Iosef en segundo plano. Pero si leemos cuidadosamente, no sólo cómo comienza sino cómo continúa, descubriremos algo bastante perturbador. La historia es retomada en la parashá de la próxima semana, en el capítulo 47. Allí se describe una extraordinaria secuencia de eventos.

Todo comienza cuando los egipcios se gastaron todo el dinero que tenían para comprar granos. Entonces van a Iosef a pedirle comida, y le dicen que de lo contrario morirán. Iosef les responde que venderá el grano a cambio de la propiedad sobre los animales. Los egipcios aceptan. Le llevan sus caballos, asnos, ovejas y ganado. Al año siguiente les vende grano a cambio de sus tierras. El resultado de estas transacciones es que en un breve período de tiempo (aparentemente sólo tres años) Iosef transfirió a la propiedad del faraón todo el dinero, los animales y las tierras privadas, con excepción de la tierra de los sacerdotes, que permitió que la mantuvieran.

No sólo eso, sino que la Torá nos dice que Iosef "hizo trasladar a las ciudades desde un extremo de la frontera de Egipto hasta el otro extremo" (Génesis 47:21), una política de reasentamiento obligatorio que eventualmente usarían los asirios en contra de Israel.

La pregunta es: ¿fue correcto que Iosef hiciera esto? Al parecer, lo hizo por su propia decisión. El faraón no le pidió que lo hiciera. Sin embargo, el resultado de todas estas políticas fue que ahora se concentraba en manos del faraón una riqueza y un poder sin precedentes; un poder que eventualmente sería usado en contra de los israelitas. Todavía más grave: encontramos dos veces la frase "avadim leFaró-esclavos del faraón", una de las frases claves del relato del Éxodo y en las respuestas a las preguntas de los niños en el servicio del Séder (Génesis 47:19,25). Pero con una diferencia: no la dijeron los israelitas sino los egipcios.

Durante la hambruna misma, los egipcios le dijeron a Iosef: "Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra a cambio de pan, y nosotros y nuestra tierra seremos siervos del faraón" (Génesis 47:19). Posteriormente, al acceder a un acuerdo permanente por el cual serían los siervos del faraón, dándole una quinta parte de toda su producción, dijeron: "Nos has dado vida. Que hallemos gracia en los ojos de mi señor y seremos siervos del faraón".

Todo el pasaje, que comienza en nuestra parashá y continúa la semana próxima, presenta una de las preguntas más serias. Tendemos a asumir que la esclavitud de los israelitas en Egipto fue consecuencia y castigo porque los hermanos vendieron a Iosef como esclavo. Pero Iosef mismo convirtió a los egipcios en una nación de esclavos. Todavía más, él creó un poder sumamente centralizado que eventualmente sería usado contra su pueblo.

Aarón Wildavsky en su libro sobre Iosef "Asimilación versus Separación", dice que Iosef "dejó el sistema en el cual fue elevado mucho menos humano de lo que era, al convertir al faraón en un ser todavía más poderoso de lo que había sido antes".(2) León Kass, en "En el principio era la sabiduría", dice sobre la decisión de Iosef de hacer que el pueblo pagara por su alimento en los años de hambruna (alimento que ellos mismos habían entregado durante los años de abundancia): "Iosef salva vidas haciendo rico y todopoderoso al faraón. Si bien podemos aplaudir la previsión de Iosef, tenemos razones para inquietarnos ante este hombre que se beneficia al ejercer su poder 'divino' sobre la vida y la muerte".(3)

Es posible que la Torá no intente en absoluto criticar a Iosef. Él actuó con lealtad al faraón y con buen juicio para Egipto en general. O puede ser que haya una crítica implícita a su carácter. Cuando era un niño, Iosef soñaba con el poder y de adulto lo ejerció; pero el judaísmo es crítico con el poder y con quienes lo buscan. Otra posibilidad: la Torá nos está advirtiendo sobre los peligros y las oscuridades de la política. Una política que parece sabia en una generación resulta ser peligrosa en la siguiente. O tal vez León Kass tiene razón cuando dice: "La sagacidad de Iosef es técnica y administrativa, no moral y política. Él es muy bueno en lo que respecta a la previsión y la planificación, pero tiene poco entendimiento de las almas de los hombres".(4)

Lo que representa todo este pasaje es la primera introducción de la política en la vida de la familia del pacto. Desde el comienzo de Éxodo hasta el fin de Deuteronomio, la política dominará la narrativa. Pero esta es su primera introducción: el nombramiento de Iosef en un puesto clave en la corte egipcia. Y esto nos revela la naturaleza ambigua del poder. Por un lado, no se puede crear ni sostener una sociedad sin él. Por otro lado, casi pide a gritos que se abuse de él. El poder es peligroso, incluso cuando lo usan las mejores personas con las mejores intenciones. Iosef actuó para fortalecer al faraón, quien había sido generoso con él y también lo sería con el resto de su familia. Él no podría haber previsto lo que ese mismo poder podía hacer en manos de un "nuevo faraón que no conocía a Iosef".

La tradición llama a Iosef "hatzadik", el justo. Al mismo tiempo, el Talmud dice que Iosef murió antes que sus hermanos, "porque asumió aires de autoridad".(5) Incluso un tzadik, cuando entra en política, asume aires de autoridad y puede cometer errores con las mejores intenciones.

Yo creo que el gran desafío de la política es mantener políticas humanas y que los políticos sigan siendo humildes, para que el poder, siempre tan peligroso, no se use para causar daño. Este es un desafío constante, y pone a prueba incluso a los mejores.

Shabat Shalom


NOTAS

  1. De hecho, la cita exacta fue: "Otras personas vienen a mí con sus problemas. David viene a mí con sus logros". Pero en los relatos periodísticos fue modificado para darle contexto. Ver "Financial Times", 24 de noviembre 2010
  2. Aaron Wildavsky, "Assimilation versus Separation", Transaction, 2002, 143
  3.  Leon Kass, "The Beginning of Wisdom", Free Press, 2003, 571
  4. Ibid., 633-34
  5. Brajot 55a
EXPLORA
ESTUDIA
MÁS
Explora
Estudia
Más
Contacto
Lenguajes
Menu
Donar
Únete a nuestro newsletter
Redes sociales
.