Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

No creas todo lo que ves

.

Ree (Deuteronomio 11:26-16:17 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

Con lo que se dio a conocer popularmente como el experimento del gorila invisible, Christopher Chabris y Daniel Simons demostraron el fenómeno de la atención selectiva. Durante el experimento, se muestra un video y se les pide a los participantes contar cuántas veces se pasa una pelota de básquetbol entre seis personas. A los veinte segundos del video, aparece una persona vestida con un disfraz de gorila, camina de forma llamativa entre las personas que se pasan la pelota, se golpea el pecho y sale de la escena. Al final del video, se les pregunta a los participantes cuántos pases contaron. Luego les preguntan si vieron al gorila y, sorprendentemente, alrededor del 50% de los participantes ni siquiera notaron que pasó por la imagen. Cuando muestro este video a los alumnos de mis cursos de psicología, por lo general la mitad de la clase tampoco lo ve.

El experimento revela que las personas a menudo no captan lo que tienen justo frente a sus ojos. Debido a que su foco de atención está en una cosa (contar los pases), se pierden por completo algo extraordinario (un hombre disfrazado de gorila). En su libro "El gorila invisible", Chabris y Simons usan este experimento, en medio de otros, para fundamentar su argumento respecto a los límites de la intuición humana.

Además de no ver lo que tenemos justo frente a nuestros ojos, a veces erróneamente vemos cosas que en verdad no están frente a nosotros. Gustav Kuhn, un profesor de la universidad de Londres, investiga la psicología y la neurociencia que se esconde detrás de los trucos de magia. Un truco que él estudió es la ilusión de la pelota que desaparece, en donde un mago utiliza la distracción para hacer creer a la gente que vio desaparecer una pelota en el aire.

En su libro "Experiencing the Impossible: The Science of Magic", Kuhn provee numerosas explicaciones para tales ilusiones, pero lo que queda absolutamente claro es que la gente en verdad cree que ve algo que en realidad no sucedió.

Como queda aludido en el nombre de la porción de la Torá de esta semana, Reé se refiere en gran medida a la vista. El comienzo de la parashá sorprende por su simpleza: vean la bendición y la maldición que tienen frente a ustedes y elijan la bendición. Sin embargo, a continuación de la parashá la visión está lejos de ser blanco o negro. El tema subyacente en toda la parashá es que sin intervención, la naturaleza humana nos lleva a ver y hacer aquello que parece correcto ante nuestros propios ojos – haiashar baeinav (Devarim 12:8). En contraste, lo que es necesario es seguir lo que es correcto ante los ojos de Dios – haiashar beinei Hashem, como se enfatiza tres veces (Devarim 12:25, 12:28 y 13:19). El mensaje es claro: confiar en los ojos de Dios y en Su perspectiva y no en nuestra propia percepción.

La lección queda grabada en otras dos instancias en la parashá, enfatizando cuán fácilmente nuestros ojos pueden ser engañados por otros. La primera instancia se refiere al falso profeta, quien acudirá a señales y maravillas (trucos de magia, si así lo desean), para tratar de convencernos para que sigamos a otros dioses (Devarim 13:3). ¿Pero cómo podemos saber si un profeta es falso? Si su "magia" nos aleja de Dios, es una mentira, no la realidad. Inmediatamente después de referirse a los falsos profetas, el versículo continúa con otra amenaza a nuestros ojos: si tenemos un amigo o pariente que trata de convencernos para que sigamos a otros dioses, no podemos escucharlos ni seguirlos. Sin embargo, debido a que tenemos una relación muy cercana con ese amigo o pariente, nuestra intuición puede llevarnos a empatizar. Por lo tanto, el versículo dice que "nuestros ojos no deben tenerle compasión" (Devarim 13:9).

A pesar de que pensemos que vemos todo de la forma correcta, a menudo perdemos información o vemos cosas que en verdad no son reales. El mensaje es reconocer nuestras propias limitaciones de percepción y corrección, y en cambio confiar en la sabiduría y la visión e Dios y Su Torá.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram