Home » Historia

El judío olvidado que desarrolló las vacunas contra el cólera y la peste bubónica

.
15/06/2022 | por Saúl Jay Singer

¿Quién fue el judío ucraniano Mordejai Wolff Haffkine y por qué fue comparado con Alfred Dreyfus?

La mayoría de las personas pueden identificar quiénes descubrieron las vacunas más importantes del mundo, incluyendo a Louis Pasteur (rabia, ántrax), Edward Jenner (viruela) y Jonas Salk (polio e influenza). Pero el nombre de Mordejai Wolff (Waldemar) Haffkine, un judío ortodoxo al que se le acredita el desarrollo y el uso de vacunas contra el cólera y la plaga bubónica, fue olvidado a pesar de que, sin dudas, salvó muchas más vidas que los científicos antes mencionados.

Fue aclamado como "el Jenner judío". Joseph Lister, el pionero de la cirugía antiséptica, lo definió como "un salvador de la humanidad" y, en la segunda edición del Jumash Soncino, Rav Iosef Hertz, el influyente Gran Rabino del Imperio Británico, señaló que fue "un científico famoso".

Retrato de Haffkine

Hijo de un comerciante secular y una devota madre ortodoxa, Haffkine (1860-1930) nació en lo que ahora es Ucrania. Su madre falleció cuando era pequeño y fue criado por su abuela materna, de quien recibió fuertes sentimientos judíos. De joven también fundó la Liga Judía para la Defensa Propia en Odesa, y lo hirieron cuando defendía un hogar judío durante el pogromo de Odesa en 1881.

Le prohibieron obtener una cátedra porque se rehusó a convertirse a la iglesia ortodoxa rusa y por mostrar siempre abiertamente su orgullo judío.

Haffkine comenzó su carrera científica como protozoólogo y protistólogo en la Universidad de Odesa en 1879 bajo Elie Mechnikov, uno de los "padres de la inmunología" que compartió el Premio Nobel de fisiología o medicina con Paul Ehrlich. Fue expulsado de la Universidad en 1882 por protestar ante la renuncia forzada de Mechnikov por ser judío, pero tras una dura batalla en contra de la administración, recibió su título de Doctor en Ciencias en 1884. Le prohibieron obtener una cátedra porque se rehusó a convertirse a la iglesia ortodoxa rusa y el hecho de mostrar siempre abiertamente su orgullo judío, algo muy extraño en esa época y en esos círculos, sin dudas no lo ayudó.

Partió de Odesa en 1888 para un breve trabajo dando clases en Ginebra, y luego siguió a Mechnikov a París, donde se unió a su mentor y a Louis Pasteur en el recién establecido Instituto Pasteur.

Determinado a probar la eficacia de su vacuna, decidió que el mejor lugar para hacerlo era en la India, donde cientos de miles de personas morían de cólera.

A comienzos de 1890, cuando una de las cinco grandes pandemias de cólera del siglo XIX devastó Asia y Europa, el interés de Haffkine se volcó a la bacteriología práctica y enfocó su investigación en desarrollar una vacuna contra el cólera. Produjo una forma atenuada de la bacteria del cólera y arriesgó su vida al inyectarse a sí mismo la primera dosis el 18 de julio de 1892. Dos semanas más tarde reportó su hallazgo exitoso ante la Sociedad Biológica, pero su descubrimiento no fue aceptado por sus colegas más importantes.

La epidemia de cólera en la India

Determinado a probar la eficacia de su vacuna, decidió que el mejor lugar para hacerlo era en la India, donde cientos de miles de personas morían por la epidemia de cólera que azotaba la región. A principios de 1893, finalmente obtuvo permiso de las autoridades británicas para ir a la India y probar sus vacunas en los deltas de los ríos Ganges y Brahmaputra, las principales fuentes de difusión del cólera, pero encontró cuatro problemas abrumadores.

Primero, los británicos decidieron que toda participación en las pruebas de dos dosis fuera voluntaria, frustrando su capacidad de elegir un balance adecuado de personas vacunadas y grupo de control, fundamentales para un análisis científico.

Segundo, las protestas incesantes y vociferantes de los ingleses que se oponían a las vacunas tuvo efecto en la cúpula del ejército británico y causó un descenso de cooperación, a veces incluso la obstrucción, de los esfuerzos de Haffkine.

Tercero, cuando el gobierno británico le dio de mala gana permiso para probar su vacuna en la India, no recibió ningún apoyo económico del gobierno británico ni del indio, y no tuvo más alternativa que financiar toda la operación con sus propios recursos.

Sin embargo, el problema principal de Haffkine resultó ser su propio error al no entender la imprevisibilidad geográfica del cólera. Él planeó elegir una aldea con historia de cólera, vacunar a la mitad de las personas y esperar el próximo brote para medir los resultados, pero pronto descubrió que era incapaz de encontrar la enfermedad con una concentración suficiente como para que sus pruebas fueran relevantes. Como documentó en sus registros, si bien ese año logró vacunar a más de 20.000 personas en el norte de India, "no hubo entre ellos cólera para poder demostrar si la vacuna tenía o no algún valor".

Antigua foto de Haffkine vacunando aldeanos en Calcuta.

La gran oportunidad de Haffkine tuvo lugar a principios de 1894, cuando un médico de Calcuta lo invitó a examinar bacilos de cólera en un tanque de agua de una aldea aislada, donde todos bebían de una fuente de agua compartida. Cuando el cólera irrumpió en la aldea, la mayoría de las personas que murieron fueron las que no estaban vacunadas. Los oficiales de salud de Calcuta aceptaron financiar una prueba más amplia, y Haffkine se convirtió en la primera persona de la historia que llevó un laboratorio médico a los barrios marginales de un país tropical, viajando por toda India y pasando días enteros vacunando a tantas personas como le era posible.

Para cuando se vio forzado a regresar a Inglaterra en el otoño de 1875, porque había contraído malaria, ya había vacunado a unas 42.000 personas enfrentando dificultades monumentales, incluyendo un intento de asesinato por fanáticos musulmanes. Dos años después de su regreso a Calcuta en 1893 para continuar su trabajo, los casos de cólera entre los vacunados habían disminuido en un 80%.

Trabajando prácticamente solo, logró desarrollar una vacuna para la peste bubónica que estuvo lista para ser probada tres meses después. Primero la probó en sí mismo.

Cuando la peste bubónica golpeó a Bombay en octubre de 1896 con una tasa de mortandad que duplicaba a la del cólera, el gobierno de India le pidió ayuda a Haffkine, y él comenzó a trabajar en un laboratorio rudimentario asumiendo la intimidante tarea de desarrollar la primera vacuna del mundo contra la plaga. Trabajando prácticamente solo, logró desarrollar una vacuna que estuvo lista para ser probada tres meses después y, una vez más, la probó primero en sí mismo el 10 de enero de 1897. Poco después de haber anunciado sus resultados exitosos a las autoridades, la plaga estalló en la Casa Byculla de Corrección, en Bombay. Allí condujo pruebas controladas, y la mayoría de las muertes ocurrieron entre las personas no vacunadas.

Un judío de Ucrania salva las vidas de hindúes y mahometanos.

Con este sorprendente éxito, el Aga Khan proveyó un edificio para albergar el "Laboratorio para la investigación de plagas" de Haffkine, en donde él y miles de miembros de su comunidad fueron vacunados. En un año, cientos de miles de ciudadanos indios fueron exitosamente inoculados. En las bodas de diamante de la Reina Victoria en 1897, ella nombró a Haffkine como Orden del Imperio Indio por su vacuna contra la plaga bubónica, y el "Jewish Chronicle" señaló con gran orgullo la anomalía de que un judío ucraniano, entrenado en las escuelas de ciencia europeas, salvara la vida de hindúes y mahometanos y fuera condecorado por la descendiente de Guillermo el Conquistador y Alfredo el Grande".

Haffkine quiso probar su vacuna contra el cólera en Rusia, pero el gobierno zarista se rehusó, prefiriendo la muerte de miles de campesinos y trabajadores antes que ser tratados por un judío. Pero irónicamente, cuando el brote de cólera de 1898 causó estragos en todo el Imperio ruso, dos de sus colegas rusos lo visitaron en Bombay y en consecuencia la vacuna, llamada "linfa de Haffkine", salvó la vida de miles de personas en Rusia. A principios del siglo XX la vacuna ya había sido administrada a más de cuatro millones de indios.

Muchos enemigos: el pequeño caso Dreyfus

Haffkine tuvo muchos enemigos, incluyendo a científicos envidiosos y resentidos del "establishment" y la burocracia colonial británica, en particular los oficiales británicos que conformaban la mayoría del personal de su laboratorio y que no estaban contentos de que un judío ruso dirigiera la operación. Comenzaron a circular informes falsos, pero igualmente dañinos, de que Haffkine era un agente secreto ruso y enemigo del régimen colonial británico y que había producido la vacuna con carne de cerdo, un anatema tanto para los hindúes como para los musulmanes.

Haffkine vacunando a niños

Los que lo odiaban encontraron la forma de arruinarlo cuando durante una inoculación masiva en la aldea Punjabi de Malkowal el 30 de octubre de 1902, 19 aldeanos murieron de tétanos. Rápidamente descubrieron que la causa de las muertes fue que a un asistente indio se le había caído una pinza que usaba para abrir los frascos de vacunas y no siguió los procesos de esterilización y desinfección que Haffkine había establecido. Todas las muertes fueron por vacunas administradas a partir de ese mismo frasco. El resto de las personas inoculadas ese día estaban muy bien.

Sin embargo, convocaron una Comisión India de Investigación para investigar el tema, y en lo que pasó a ser conocido como "el pequeño caso Dreyfus", Haffkine fue falsamente acusado y considerado responsable porque el frasco de vacunas se había contaminado en su laboratorio. Le quitaron su título y su puesto y lo enviaron a Inglaterra deshonrado.

En 1906, cuatro años más tarde, cuando el gobierno de India finalmente publicó toda la investigación, buena parte de la comunidad científica salió en su apoyo y el 29 de julio de 1907 el "London Times" publicó una carta firmada por diez microbiólogos de renombre internacional, incluyendo a Sir Ronald Ross, ganador del Premio Nobel de fisiología o Medicina en 1902. La carta no sólo citaba la injusticia de acusar erróneamente a uno de los "mayores benefactores" de la India y de la humanidad, sino que también advertía sobre las repercusiones adversas que podían tener lugar si la información falsa socavaba la confianza del público en las vacunas.

En este sentido, es fascinante notar que una vez que la vacuna de Haffkine fue administrada ampliamente en la India, comenzaron las discusiones respecto a si debían exigir comprobantes de vacunación en áreas de gran preocupación, particularmente en los sitios de peregrinaje hindúes y musulmanes que debido a la densidad de la población, se consideraban los lugares con mayor riesgo de que la plaga se saliera de control. En el peregrinaje anual a Pandharpur, en la provincia de Bombay, las autoridades del gobierno decidieron pedir la prueba de vacunación, pero el gobierno negoció con las autoridades religiosas, las industrias de hospitales y trenes y los representantes de los peregrinos.

Haffkine finalmente fue exonerado en noviembre de 1907, cuando una comisión del Instituto Lister de Gran Bretaña revirtió la injusticia de la Comisión de Investigación y el tema fue llevado por sus defensores al parlamento británico. Le dieron permiso para volver a Bombay, pero, aunque él deseaba recuperar su posición en el instituto, descubrió que esta había sido ocupada por otro científico y tuvo que aceptar un puesto como director general del Instituto Biológico de Calcuta. Sin embargo, a pesar de esta exculpación formal, su nombre y reputación quedaron manchados porque las autoridades le prohibieron realizar pruebas en el futuro. Incluso cuando comenzó la investigación para desarrollar una nueva vacuna "desvitalizada", el gobierno de India se negó ante sus repetidos pedidos para realizar pruebas experimentales. Limitado a reducir la investigación al ámbito teorético, trabajó para el instituto hasta 1915, cuando llegó a la edad de retiro obligatorio y volvió a Francia.

Un judío orgulloso

Aunque que no hay evidencia "a prueba de balas" respecto a que el clima antisemita tuviera un rol en los largos años de injusticia en el Pequeño Caso Dreyfuss, no parece haber ninguna otra razón para explicar el curso de los eventos ni por qué, incluso después de haber sido reivindicado oficialmente, se le impidió continuar con su trabajo, el mismo trabajo que había salvado cientos de miles de vidas.

Haffkine fue un judío ortodoxo orgulloso que mantuvo una relación estrecha con muchos líderes judíos y sionistas, pero su amistad con el Barón Edmond Rothschild fue lo que le dio la idea de un plan para reasentar a los judíos en la Tierra de Israel, incluyendo la compra de tierra por miembros adinerados de la comunidad judía. En 1898 le presentó el plan a su amigo, Aga Khan III, pero cuando el Aga Khan llevó la propuesta al Sultán Abdul Hamid II fue rechazado por completo.

Si bien Haffkine donó personalmente fondos para comprar tierras en Israel, no fue un sionista político que consideraba que un estado judío era necesario para la supervivencia del pueblo judío, sino que él acreditó la improbable supervivencia judía durante dos mil años de amargo exilio y opresión a los líderes espirituales producidos por las ieshivot. Por consiguiente, dedicó inmensos recursos financieros a apoyar los estudios en ieshivot y talmudei Torá. En particular, estableció la Fundación Haffkine para promover la educación judía en Europa Oriental, cuyo foco era llegar a los judíos seculares "iluminados". La fundación continúa existiendo y apoyando a muchas instituciones religiosas.

El amplio activismo judío de Haffkine incluyó la redacción de una petición por los derechos civiles y religiosos de los judíos de Europa Oriental, que se presentó en la Conferencia de Versalles; la fundación de la Sociedad para el Retorno del Idioma Hebreo; el apoyo a la Escuela Judía Libre de Calcuta; un plan para fundar un instituto de microbiología en Éretz Israel; trabajar para establecer una facultad de estudios de judaísmo en la Universidad Hebrea de Jerusalem y servir en las juntas directivas tanto de YIVO como de la Alianza Israelita.

Carta original de Haffkine agradeciéndole a los Estados Unidos por su trato hacia los judíos.

Haffkine también se dedicó a ayudar a los refugiados judíos a inmigrar a los Estados Unidos. Consciente de la amenaza del antisemitismo mundial, particularmente con la opresión de los judíos en su Rusia natal y habiendo sufrido el antisemitismo en persona cuando destruyeron su carrera y sus logros, él valoró profundamente la singularidad de los Estados Unidos y la forma en que los judíos eran tratados allí. En una hermosa y extraña nota del 7 de mayo de 1907, escribió:

Le agradezco a la nación estadounidense por recibir a refugiados de mi pueblo, los judíos. Espero que los colonos preserven en su nuevo hogar una firme fidelidad al credo de sus ancestros, y que surjan entre ellos grandes ciudadanos que devuelvan con sus servicios la hospitalidad que recibieron ellos y sus parientes.

Después de jubilarse en 1915, Haffkine decidió viajar a los Estados Unidos para observar y experimentar personalmente la vida judía. Durante este viaje escribió un artículo para el "Menorah Journal" titulado: "Una súplica a la ortodoxia" (1916), en donde abogó por la observancia religiosa tradicional, criticó la falta de observancia entre los judíos "iluminados", atribuyó toda la ciencia a la piedad y el estudio judío, y destacó la importancia de las enseñanzas de la Torá y de la vida comunitaria judía. Alarmado por lo que vio en los Estados Unidos, concluyó que la asimilación era una amenaza a la supervivencia del pueblo judío aún mayor que la persecución.

Estampillas en honor de Haffkine. A la izquierda, de India (1964) y de Israel a la derecha (1994).

En 1925, el gobierno de India cambió el nombre del laboratorio Parel por "Instituto Haffkine", el cual en la actualidad es una prestigiosa institución de enseñanza en el campo de las ciencias biológicas, efectúa pruebas especializadas para productos farmacéuticos y otros productos relacionados con la salud, y es líder en la oferta de servicios de ciencia biomédica básica y aplicada. Cumpliendo con su voluntad, se estableció y financió por completo la Fundación Haffkine para el beneficio de las Ieshivot, y aunque él nunca visitó Israel, donó su amplio archivo personal a la Biblioteca Nacional del país. Su memoria fue posteriormente conmemorada con la plantación de 1.000 árboles en el Bosque Kennedy, cerca de Jerusalén.

Finalmente, encontraron una de las ampollas de vidrio de la primera producción de la vacuna original contra el cólera, la cual está en exposición en el Museo de la Torre de David. Este sorprendente objeto histórico estaba envuelto en un pequeño paquete que contenía una nota escrita por Haffkine, con fecha del primero de setiembre de 1892, sólo unos meses después de que anunciara su vacuna, declarando que la ampolla contenía el antídoto contra el cólera.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram