Dos hermanos que se movilizaron para proporcionar alimentos a miles de israelíes afectados por la guerra

Los más vistos

30/10/2023

4 min de lectura

El restaurante HaAjim de Tel Aviv y sus voluntarios trabajan sin descanso para alimentar a más de 200.000 israelíes.

Cuando comenzó la guerra en Israel a principios de octubre, los hermanos Asaf Doktor y Yotam Doktor, dueños del restaurante HaAjim ("los hermanos") en Tel Aviv, rápidamente entraron en acción. El 10 de octubre obtuvieron un certificado temporario de kashrut y convocaron por las redes sociales voluntarios para preparar comida para los israelíes en su restaurante de 930 metros cuadrados.

Desde entonces, los hermanos y los voluntarios han preparado más de 200.000 comidas. Cientos de voluntarios llegan cada día para proveer un promedio de 17.000 porciones para soldados, sobrevivientes y sus familias, y para cualquiera que se haya visto afectado por la guerra. Desde su concepción, se han donado comidas por un valor equivalente a 3 millones de dólares.

"El día después de que comenzara la guerra, entendimos la urgencia de proporcionar comidas calientes a los soldados y a las familias afectadas", contó Yotam. "En unas pocas horas, utilizamos nuestras conexiones para transformar nuestro restaurante en un centro de recolección, preparación y distribución de comidas calientes. Fue inspirador ver unirse a todos durante este momento, cada uno aprovechando sus habilidades y talentos singulares para crear una operación completamente funcional".

HaAjim, un restaurante de primera categoría con miles de críticas positivas, por lo general sirve comida del Medio Oriente, como alcauciles fritos con labne y carpaccio de berengena. En este momento, sólo el 15% de los restaurantes están abiertos debido a la guerra, pero HaAjim bulle de actividad.

"Esta situación es un ejemplo de entrega en otro nivel", dijo Yotam, quien junto con su hermano completaron su servicio en el ejército de Israel. "Todo lo que hacía falta, lo pedimos y lo obtuvimos. Necesitábamos una licencia de kashrut, por lo que le pedimos al presidente que interviniera y eso funcionó. Necesitábamos voluntarios, así que levantamos las manos y la gente comenzó a llegar. Necesitábamos comida, pan, material para embalaje, cocineros, etc., así que levantamos las manos y la gente vino. La gente simplemente se acercó. Nuestra comunidad hizo todo lo posible para el otro para que esta iniciativa pudiera operar a plena capacidad".

HaAjim se unió con "Hermanos en Armas", la mayor organización israelí de ayuda civil, así como World Central Kitchens (WCK), una organización sin fines de lucro que provee comida cuando ocurren desastres naturales u otras crisis. A través de esta sociedad, HaAjim está colaborando con 118 restaurantes y distribuidores de alimentos de Israel para repartir miles de porciones recién cocinadas a quienes las necesitan.

"La gente llega desde todo el país para ayudar a los necesitados", dijo Asaf. "En una increíble manifestación de unidad, compasión y resiliencia, chefs de renombre mundial como Raz Rahav, Jonathan Borowitz y Barak Aharoni unieron sus fuerzas para preparar comidas de alta calidad".

Jill Burkes, una voluntaria en HaAjim, dijo que ser parte de esta comunidad fue una bendición.

"No se trata sólo de servir comidas calientes. Es encontrar un santuario en compañía de gente que entiende lo que estamos viviendo. En estos tiempos tan difíciles, cuando nos sentimos tan vulnerables e indefensos, esta es nuestra manera de marcar una diferencia".

De acuerdo con Yotam, una voluntaria horneó tortas para los soldados.

"Ella envolvió cada torta con una nota personal, incluyendo su número de teléfono, invitando a los soldados a enviarle una foto de ellos mismos disfrutando de sus pasteles. A la mañana siguiente, recibió una foto de uno de los soldados con la torta. Se convirtieron en amigos por correspondencia, y continúan enviándose mensajes. Esta clase de conexiones nos dan esperanza y traen mucha luz.

Cada semana, desde el comienzo de la iniciativa, HaAjim fue agregando una nueva dimensión a sus esfuerzos. Durante las dos primeras semanas, los voluntarios estaban enfocados en proveer comida a los soldados y a los civiles heridos que estaban en los hospitales. En la tercera semana se enfocaron en los civiles y las familias que fueron evacuadas de sus hogares.

"Ahora estamos expandiendo nuestra iniciativa para salvar los cultivos y ayudar a los agricultores durante la temporada alta de cosecha, que ya está en marcha", explicó Yotam. "La guerra impactó gravemente al sector agrícola, los cultivos se incendiaron, el ganado murió por los misiles y cientos de trabajadores huyeron del país por temor a su seguridad. Los agricultores de estas zonas se esfuerzan para satisfacer la demanda. Estamos desplegando voluntarios de todo el país con la esperanza de salvar a nuestro sector agrícola".

La comida nutre el alma, y lo que Yotam y Asaf esperan lograr es hacer llegar alimento y amor a los israelíes que tanto lo necesitan.

"Los soldados arriesgan sus vidas y queremos ayudarlos a recordar por qué están luchando; por la paz, el amor y la unidad, por un lugar al que puedan regresar cuando todo esto termine. Les damos fuerzas para continuar y ver la luz al final del túnel enviándoles amor a través de nuestra comida", dijo Yotam.

¿Quieres apoyar a HaAjim y sus esfuerzos? Puedes donar aquí.


Fotografías de Jaim Yafim Barbalat

Haz clic aquí para comentar sobre este artículo
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
EXPLORA
ESTUDIA
MÁS
Explora
Estudia
Más
Contacto
Lenguajes
Menu
Donar
Únete a nuestro newsletter
Redes sociales
.