Home » Parashá » Basico » El nuevo 'viejo camino'

Las bendiciones de la vida

.

Itró (Éxodo 18-20 )

por Rav Benji Levy

La entrega de la Torá se considera uno de los episodios de mayor alcance de la humanidad. Dios mismo pronunció los dos primeros mandmaientos,1 pero la magnitud de la voz Divina fue tan fuerte que el pueblo le suplicó a Moshé que él hablara en vez de Dios para que no mnurieran.2 Este fue el primer y único momento registrado en la historia en el cual Dios se reveló ante toda una nación; el pináculo de la historia humana. Sin embargo, en vez de darle a este episodio un nombre grandioso o incluso referirse a los Diez Mandamientos, esta parashá lleva el nombre de un personaje secundario de la historia, un converso: Itró. ¿Por qué? ¿Por qué Itró es tan grandioso como para tener el mérito de que esta sección extraordinaria de la Torá lleve su nombre?

Todo el mundo vio el increíble milagro de la partición del Mar Rojo. El Midrash dice que en ese momento se partieron también todos los cuerpos de agua del mundo.3 Sin embargo, el impacto de ser testigos de ese evento sobrenatural se enfrió y eventualmente la gente comenzó a olvidarlo. Este lamentable fenómeno ocurre en un nivel micro casi todos los días. Constantemente estamos rodeados por milagros cotidianos, desde el nacimiento de un bebé hasta el florecimiento de una flor. Sin embargo, caminamos como si todo fuera normal, seguimos con nuestras actividades cotidianas sin ver los milagros que ocurren a nuestro alrededor.

La clave para vivir una vida rica podemos encontrarla en el carácter de Itró. En contraste a la generación que lo rodeaba, Itró internalizaba y valoraba la grandeza de los milagros que veía. Su exposición a lo espiritual fomentó en él una sensibilidad y una consciencia mayor ante experiencias similares. Por eso, cuando el pueblo judío venció en su batalla contra Amalek, él entendió de inmediato que eso no se debía simplemente a la fuerza del ejército judío, sino que reconoció que debía ser obra de Dios.

Esta sección particular de la Torá siempre se lee cerca de la festividad de Tu Bishvat, el año nuevo de los árboles.4 Así como en el cumpleaños de una persona celebramos su existencia, recordamos sus años de juventud y compartimos bendiciones para su futuro, así también el calendario judío identificó una fecha apropiada para celebrar la existencia de los árboles. En Tu Bishvat celebramos la belleza de la naturaleza, nos asombramos de los nuevos brotes que florecen tras haber permanecidos dormidos durante el invierno y nos maravillamos de la magia de una abeja polinizando una flor. Al reconocer la forma en que una pequeña semilla puede crecer y convertirse en un árbol magnífico, reconocemos los milagros simples de todos los días que existen en el mundo.

Por lo tanto, no es una coincidencia que la historia milagrosa y sobrenatural de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí se lea precisamente cerca de Tu Bishvat. El asombro y la inspiración que se sintieron en el momento de la revelación deben ser el mismo asombro e inspiración que experimentamos al ver los milagros cotidianos de la vida y del mundo que nos rodea. Quizás es por esta razón que esta porción de la Torá fue llamada Itró.

Al ser testigo del milagro de la partición del mar y de la milagrosa victoria del pueblo judío contra Amalek, Itró comenzó a entender que toda su existencia era un enorme milagro. Es relativamente fácil maravillarse de un fenómeno sobrenatural, pero tomar ese asombro y aplicarlo en la vida cotidiana, reconocer los milagros ocultos debajo de la superficie de la naturaleza y valorar el rol de Dios en nuestro mundo cotidiano, lleva la gratitud a otro nivel.

Desde esta perspectiva de asombro, ese momento de gratitud por todo lo que lo rodeaba, Itró se convierte al judaísmo. Él sale con su familia y se une al pueblo judío. Su decisión refleja el principio subyacente de que un requisito previo para recibir la Torá y vivir una vida de judaísmo es estar agradecido por todo lo que uno tiene, reconocer los milagros diarios e integrar su significado en el tejido de nuestras vidas. La actitud de Itró hacia las maravillas del mundo, y su subsecuente conversión al judaísmo, es un modelo de la mentalidad que necesita el pueblo judío al prepararse para recibir la Torá.

Los Sabios alientan a cada judío a comenzar su día con la plegaria Modé aní: Modé aní lefaneja, mélej jai vekaiam, lo que significa literalmente: "me siento agradecido ante Ti, Rey vivo y Eterno". El orden de las palabras es extraño, porque gramaticalmente debería haber dicho: aní modé lefaneja, yo estoy agradecido ante Ti. ¿Por qué se lo dice en el orden inverso? La respuesta revela una base fundamental del judaísmo. ¿Cómo es posible comenzar el día con la palabra aní, "yo", lo que implica enfocarse en uno mismo? Incluso si gramaticalmente es inapropiado, tiene más valor comenzar nuestro día con modé, reflejando gratitud, para comenzar el día con valoración y no con egoísmo.

El mensaje de Itró y quizás la razón por la cual esta porción lleva su nombre, es que la grandiosa moralidad y el contenido innovador de los Diez Mandamientos depende de un nivel básico de valoración. Vivir como judío implica permitir que la gratitud y la valoración infundan todas las facetas de nuestra vida. Esto se expresa en las bendiciones diarias por la comida, por lo que vemos, olemos y hacemos. De esta manera afirmamos el ideal de que reconocer y bendecir la vida es la mejor manera de transformar la vida en la máxima bendición.

Resumen:

Los hijos de Israel están al pie del Monte Sinaí, a punto de recibir la Torá. Podríamos haber pensado que este evento sin paralelos en la historia sería recordado con una mención especial, que la parashá que cuenta este episodio tendría un nombre relativo a su significado histórico. Pero nuestros Sabios decidieron llamar a esta sección de la Torá "Itró". Esta sorprendente elección nos permite entender la mentalidad necesaria como un requisito previo para poder recibir la Torá y tener una relación con Dios.


 

Notas:

  1. Talmud de Babilonia, Tratado de Makot 24a

  2. Éxodo, 20:15-18

  3. Éxodo Rabá 21:6

  4. Mishná, Tratado Rosh Hashaná 1:1




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram